Presentarse con estilo en Linkedin

Presentarse con estilo en Linkedin . Hoy te cuento una técnica de presentación, que me recordó hace tan solo unos días la lectura de una de las obras maestras de Ayn Rand , filósofa y escritora.

De mi lectura refrescante de verano.

Linkedin experts | LINKEDERS and Juanjoamengual

Como siempre, lo mejor de este post está al final.

Por cierto.

( Esto le encantaría a Ayn Randt, icono del liberalismo )

Vamos a descatalogar hasta octubre nuestra formación con revisión incluida “ Linkedin profesional” donde aprenderás técnicas de uso profesional de Linkedin .

Hemos decidido rebajarla un 35% su precio, que no su valor.

La puedes conseguir por 29 €

Solo hasta este domingo.

Luego volverá a su precio inicial.

Conseguirlo aquí

Presentarse en Linkedin al estilo Aynd Randt

No voy a destrozar con un burdo resumen este magnífico texto.

Entero.

Las negritas son mías.

Un poco de antecedentes.

Un acaudalado y excéntrico multimillonario quiere conocer a otro, no menos excéntrico “ Tycoon” en una fiesta en casa de éste último.

Ambos genio y figura…

«—Señor Rearden —dijo una voz extrañamente tranquila a su lado—, permítame que me presente. Mi nombre es d’Anconia. Rearden se volvió, sorprendido; la voz y los modales de d’Anconia tenían una cualidad que rara vez había encontrado antes: un tono de auténtico respeto.

—¿Cómo está usted? —respondió.

Su voz era brusca y seca; pero había respondido.

—He observado que la señora Rearden ha estado tratando de evitar la necesidad de presentarme a usted, y puedo adivinar la razón. ¿Prefiere que me vaya de su casa? El acto de nombrar un asunto en vez de eludirlo era tan diferente de la conducta habitual de todos los hombres que conocía, y era un alivio tan repentino y sorprendente, que Rearden permaneció en silencio durante un momento, estudiando el rostro de d’Anconia.

Francisco lo había dicho muy sencillamente, ni como reproche ni como súplica, sino de una forma que, curiosamente, reconocía la dignidad de Rearden y la suya propia.

—No —dijo Rearden—, aparte de cualquier otra cosa que usted haya supuesto, yo no dije eso.

—Gracias. En ese caso, me permitirá hablarle a usted.

¿Por qué desearía usted hablarme a mí?

—Mis motivos no pueden interesarle por el momento.

—El mío no es el tipo de conversación que podría interesarle a usted en lo más mínimo.

—Está equivocado acerca de uno de nosotros, señor Rearden, o de ambos.

Vine a esta fiesta exclusivamente para poder conocerle.«

(desde «La rebelión de Atlas (Colección Ayn Rand)» de Ayn Rand, )

Si quieres , puedes leerlo en “La rebelión del Atlas” ( Click aquí)

Veamos el porqué de este magnífico texto , aplicado a lo que nos trae a este boletín, un poco de Linkedin y de B2B, y algo de lo que ardo en deseo de contarte.

El arte de contactar a lo “Randt”… “ D´Anconia”

  • La fiesta , esta fiesta es Linkedin. Una red social, hecha para ello. Para conocer gente que quieras conocer. No para ser un anacoreta malhumorado.
  • Y no, a veces no hace falta explicar los motivos. Con un simple, querria estar en contacto con Usted. Es suficiente.
  • Generar curiosidad. Rearden, quien no tiene ningunas ganas de hablar con nadie , y mucho menos con un personaje depravado y excéntrico como D´Anconia, cae en la trampa. —Mis motivos no pueden interesarle por el momento.

Con estilo

El texto, la redacción persuasiva, el “ copy” que llaman ahora, es muy, MUY importante.

Esa es la diferencia entre llamar la atención de tu mercado y escribir una parrafada mal escrita que no te la relees ni tu. Y mucho menos tu contacto.

Y ya me despido con esta refrescante continuación de esta conversación en “ La rebelión del Atlas”

«Si no tiene ninguna inversión estrafalaria en mente, ¿para qué quería conocerme? —Para familiarizarme con usted.

—Eso no es respuesta. Es sólo otra forma de decir lo mismo.

—No exactamente, señor Rearden.

—A menos que quiera decir, ¿a fin de ganarse mi confianza?

No. No me gusta la gente que habla o piensa en términos de ganarse la confianza de alguien. Si las acciones de uno son honestas, uno no necesita de antemano la confianza de otros, sólo su percepción racional. La persona que ansía un cheque moral en blanco de ese tipo tiene intenciones deshonestas, se lo admita a sí mismo o no.»

Refrescante.

Juanjo Amengual

Linkedintutorial